miércoles, 11 de junio de 2008

ORÍGENES DE LA NOVELA MODERNA

El texto de Milan Kundera El arte de la novela habla del espíritu de la novela, de los contrastes entre la forma de pensar en la Edad Media y las de la Edad Moderna, reflejada de alguna manera, por El Quijote de Cervantes.

Frente al universo totalitario y la única Verdad (la divina) de la Edad Media, la novela El Quijote nos introduce en lo que será un mundo de verdades relativas y en la ambigüedad de lo humano. Todo esto queda reflejado en la novela, que nos habla de la dificultad del saber y de la inasible verdad.

Desde una visión cronológica, la novela picaresca se podría considerar el antecedente de la novela moderna. Nació como parodia de las demasiado idealizadoras narraciones del Renacimiento: epopeyas, libros de caballerías, novela sentimental y novela pastoril. El fuerte contraste con la realidad social generó como respuesta irónica novelas de carácter antiheroico protagonizadas por un anticaballero que amaba a las antidamas en países que, como España, mostraban lo bruto y lo sórdido de la realidad social de los hidalgos empobrecidos, los miserables desheredados, y los condes marginados frente a los caballeros y los indianos enriquecidos, que vivían en otra realidad que era observada solamente por encima de sus cuellos engolados.
En estas novelas, el protagonista es el pícaro, de muy bajo rango social y descendiente de padres sin honra, habitualmente marginados o delincuentes, posición desde la cual intentará resurgir. Perfilándose como un antihéroe, el pícaro resulta un contrapunto del ideal caballeresco.
Presenta una estructura de falsa autobiografía, narrada en primera persona como si el poeta fuera el autor y narra sus propias aventuras con intención de moralizar. Aparece con una doble perspectiva, como autor y como actor. También presenta intención satírica, donde la sociedad es criticada en todas sus capas, y a través del pícaro, se observa la hipocresía de cada uno de sus poderosos dueños.


Podemos considerar que en la novela picaresca está presente tanto el realismo como el naturalismo, en la descripción de los aspectos más desagradables de la realidad, que nunca se presentará como idealizado, sino como burla o desengaño.

La novela cervantina inaugura el paradigma de la modernidad, Cervantes imitando al anterior concepto de novela, fue el primero en introducir esta tendencia en España, la cual mezclaba la novela pastoril, la novela picaresca...para crear lo que hoy conocemos como novela.
El rasgo esencial de este género es el realismo o la verosimilitud, la búsqueda de la creación de una imagen tomando como referente la realidad. A diferencia de la épica primitiva, podemos observar que no hay un héroe, sólo personajes. El personaje principal presenta una evolución de su carácter a lo largo de la obra, a diferencia de los héroes caballerescos, los personajes novelescos se van haciendo ante los ojos del lector.

A lo largo del relato, se observan otras características modernistas como el permanente enfrentamiento entre el individuo y la sociedad, además presenta una coherencia interna, donde se desarrollan las diversas aventuras no ensartadas, todas ellas con el constante uso de diálogos.

Como hemos mostrado, no sorprende que en España surgiera una novela con estas características, ya que siempre ha predominado el realismo y el diálogo heterofónico.

1 comentario:

Fran Navas Montalvo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.